Mantenimiento de placas solares. ¿Por qué y cómo hacerlo?

Los sistemas de placas solares son increíblemente duraderos y requieren poco mantenimiento durante su vida útil productiva, que puede durar 25 años o más. Pero para mantener el mejor rendimiento de tu instalación y evitar posibles averías, es recomendable tener una rutina de mantenimiento que asegure que todo funciona óptimamente. En esta entrada te contamos cuáles son los beneficios y las mejores prácticas de mantenimiento para tu sistema de autoconsumo solar. 

Mantenimiento de placas solares

¿Por qué es importante el mantenimiento de las placas solares?

El mantenimiento de las placas solares es importante para que el sistema fotovoltaico funcione correctamente durante toda su vida útil y así maximices tu ahorro. 

En primer lugar, un correcto mantenimiento evita tener pequeños desperfectos en las instalaciones que, a su vez, se conviertan en problemas más serios que puedan terminar dañando la instalación. Las garantías de producción suelen ser de 25 años. Pero, como con cualquier otro producto, las placas no dejan de funcionar porque las garantías se agoten, sino que pueden seguir funcionando por mucho tiempo. Realizar un mantenimiento adecuado hará que tu instalación dure tanto como sea posible y te evites gastar en arreglar averías. 

En segundo lugar, el mantenimiento de las placas fotovoltaicas es importante para asegurar una buena producción de energía. Hacer un mantenimiento adecuado de las placas y de todo el sistema fotovoltaico ayuda a optimizar el rendimiento de tu instalación, lo cual aumenta tu ahorro y la rentabilidad de tu inversión. Cuanto más producen tus paneles, menos electricidad usas de la red y mayor es tu autosuficiencia. 

¿Cómo realizar mantenimiento de las placas solares? 

Las buenas noticias son que los sistemas de placas solares no requieren de un gran mantenimiento técnico ni se diferencia demasiado de otros tipos de instalaciones que ya tienes en tu hogar. 

A continuación, te explicamos cuáles son los tipos de mantenimiento y cómo tú mismo puedes realizar ciertos cuidados básicos y verificaciones ocasionales del sistema para que puedas disfrutar de tu instalación por muchas décadas. 

Tipos de mantenimiento de las placas solares

Es posible diferenciar entre dos tipos de mantenimiento de sistemas de placas solares: 

  • Mantenimiento preventivo 
  • Mantenimiento correctivo 

El mantenimiento preventivo es aquél que se realiza para evitar posibles desperfectos y, en gran medida, puede ser realizado por el propietario o personas no especializadas de forma sencilla. 

El mantenimiento correctivo es aquel que se realiza para solucionar problemas o arreglar averías inesperadas.  

1. Mantenimiento preventivo. Recomendaciones y cuidados básicos.

Las placas solares funcionan como parte de un sistema compuesto por las placas solares, la estructura que lo sostiene, un inversor que convierte la corriente continua en corriente alterna, el cableado y unos disyuntores para protegerte a ti y al mismo sistema. 

Los problemas de rendimiento de los paneles solares generalmente conciernen la producción de electricidad, por lo que recomendamos monitorear la producción de tu sistema. Al prestar atención a los cambios en la producción, puedes identificar y abordar problemas de manera proactiva. 

Lo que sigue son las directrices de cómo realizar el mantenimiento adecuado para cada componente. Por favor, ten en cuenta que nunca debes alterar o manipular el sistema. En caso de observar alguna irregularidad en la producción debes llamar a un profesional capacitado que cuente con la formación específica y el equipo de seguridad necesario. 

Monitorización de producción de energía solar

1.1. Mantenimiento preventivo de las placas solares 

Los paneles solares están hechos de vidrio templado, por lo que están diseñados para resistir el granizo y otras inclemencias del tiempo. Además, los sistemas de autoconsumo solar no tienen partes móviles, lo que reduce la posibilidad de problemas. 

El cuidado de las placas solares consiste principalmente en asegurarnos de que el sistema trabaja a su máxima capacidad. Esto lo logramos vigilando que las placas solares se mantengan recibiendo radiación solar.   

Generalmente, los paneles solares no necesitan limpiarse con demasiada frecuencia. Pero si la instalación se encuentra en algún lugar donde hay mucho smog, polvo o suciedad, es posible que con el tiempo se observe una caída en la producción.  

Ello se remedia limpiando los paneles. La limpieza de los vidrios en la mayoría de los casos se realiza de manera natural con la propia inclinación de los paneles, el viento y la lluvia.  

Si se produjera una acumulación más sólida, como puede ser por excrementos de pájaros, un jabón no abrasivo y una solución de agua tibia aplicados con un paño o una escobilla de goma suelen ser suficientes para eliminar los residuos.  Si estos restos no se limpian y perduran en el tiempo pueden generar puntos calientes que a la larga deterioran el módulo. En zonas donde el agua es muy pesada, no recomendamos rociar agua sobre los paneles sin más ya que podrían generarse excesos de cal. 

Cada 3 meses es recomendable realizar una inspección visual comprobando que no haya cristales rotos, deformaciones o roturas. 

Finalmente, también es importante controlar la vegetación del entorno que irá cambiando con los años para que no se produzcan sombras sobre los paneles. 

Al realizar el mantenimiento, no recomendamos caminar sobre las placas ya que, aunque son muy resistentes, se pueden provocar fisuras y posibles daños en el sistema. Adicionalmente, caminar sobre los paneles en sitios elevados conlleva un alto riesgo para las personas. 

ADVERTENCIA. Si las placas solares están ubicadas en un lugar de altura es imprescindible utilizar andamios, arnés y todo el equipo de seguridad que sea necesario para la instalación específica. 

Si las placas están instaladas en un tejado de difícil acceso y en un clima muy seco, con mucha arena o polvo en el aire, puede ser recomendable contratar un programa de mantenimiento profesional.

Si todavía no dispones de placas solares y estás interesado en el autoconsumo, consulta tu presupuesto personalizado y gratuïto haciento clic aquí: 

1.2. Mantenimiento preventivo de la estructura de soporte

Cuando se realice el mantenimiento, es bueno revisar que las estructuras están en buen estado. Como la estructura suele ser fabricada con aluminio y tornillería de acero inoxidable, no habrá problemas de corrosión. De todos modos, sí es conveniente que verificar:

  • que no haya deformaciones o grietas 
  • que no hay tornillos o elementos de fijación flojos 
  • que las juntas están bien selladas 
  • que los módulos estén bien sujetos a la estructura de soporte y la estructura a al tejado.
Mantenimiento precentivo

1.3. Mantenimiento preventivo del inversor

Igual que las placas solares, los inversores requieren muy poco mantenimiento. Puedes simplemente realizar mensualmente las siguientes dos tareas para asegurar una mayor durabilidad: 

  • Mantén el inversor limpio. Si el inversor está en una zona de trabajo recuerda limpiar el polvo con un paño seco si es necesario. 
  • Verificar que las luces del inversor están funcionando acorde a las indicaciones del manual del inversor instalado.   

Hoy en día prácticamente todos los inversores cuentan con aplicaciones de monitoreo con las cuales es muy sencillo hacer seguimiento del sistema fotovoltaico desde un móvil u ordenador.  

En caso de identificar alguna anomalía, simplemente ponte en contacto con el servicio técnico para informarte y, eventualmente, solicitar una visita de control. En el manual de uso podrás encontrar las indicaciones para apagar el inversor en caso de que sea necesario. Nuevamente, ante anomalías, recomendamos no manipular el sistema y esperar la inspección de un técnico especializado.  

1.4. Mantenimiento preventivo de los cuadros de distribución y el cableado

Al igual que el resto del sistema, tanto el cableado eléctrico como el cuadro de distribución no requieren más que un control visual y realizar una pequeña prueba una vez al mes.  

La inspección visual debe buscar signos de corrosión, quemaduras, mordidas de animales o daños por agua. Si descubre alguna de estas incidencias póngase inmediatamente en contacto con un electricista autorizado para prevenir o detectar posibles fallos.  

En caso de tener que apagar la instalación, desconectar el generador de energía mediante los interruptores. Si alguno de los interruptores se desconecta con alguna frecuencia inusual, apagar el sistema y llamar a un técnico para su revisión. Jamás retirar los interruptores de seguridad.  

El cuadro de protecciones de tu instalación está compuesto por dos elementos que cumplen una función vital para la protección de las personas y la instalación. Estos elementos son:  

I.G.A. INTERRUPTOR GENERAL ALIMENTACIÓN. Este interruptor permite cortar el fluido eléctrico de la instalación de manera rápida y en su totalidad. Es fundamental para cuando se tenga que cortar el suministro eléctrico de la instalación. 

I.A.D. INTERRUPTOR AUTOMÁTICO DIFERENCIAL. Sirve para desconectar la instalación eléctrica de forma rápida y automática cuando se origine una fuga a tierra. Así, si alguna persona toca un aparato averiado, se desconecta evitando percances a la misma.  

Una vez al mes, pulse el botón de prueba del interruptor, en caso de no saltar es alarma de avería, póngase en contacto inmediato con un electricista certificado.  

1.5. Recomendaciones adicionales para el buen mantenimiento del sistema fotovoltaico

Nunca desconecte el cable de protección a tierra. Por regla se recomienda que al menos una vez al año se haga un control general de la red de tierra de la propiedad.  

Nunca haga modificaciones, como puentes o empalmes, en el sistema sin la aprobación de un electricista certificado.  

En caso de que tenga que tocar cualquier aparato eléctrico, asegúrese de tener las manos secas y estar calzado con material aislante para evitar posibles descargas.  

Siempre que tenga que hacer un trabajo en la pared como perforaciones con el taladro o clavos asegúrese de que no haya un paso de cables ya que se corre un alto riesgo de electrocución.   

1.6. Cada cuánto tiempo se debe hacer el mantenimiento de los paneles solares?

Para obtener la mayor producción posible de tus placas solares, te recomendamos seguir las anteriores acciones preventivas con la siguiente frecuencia: 

Frecuencia de las acciones preventivas

En situaciones normales, es recomendable realizar el mantenimiento preventivo por los menos dos veces por año. Hay que tener en cuenta que si la ubicación de la instalación es en un sitio donde haya mucha contaminación, polvo o arena, puede ser necesario realizar este mantenimiento con la frecuencia detallada en la tabla para que no se produzca una caída de rendimiento superior al 1%. 

Tú mismo puedes realizar todas estas acciones de mantenimiento. Sin embargo, si prefieres no lidiar con estas tareas, puedes contratar un servicio profesional. Si ya eres cliente de Experta Solar, dinos que quieres una visita y te haremos un presupuesto a medida basado en el registro de la instalación que tenemos en nuestro archivo. Puedes ponerte en contacto al siguiente número 622 349 759 o escríbenos a  [email protected]. 

2. Mantenimiento correctivo de los sistemas de placas solares 

El mantenimiento correctivo de las placas solares es aquel que se realiza para solucionar un problema inesperado como pueden ser averías por fuerzas externas o errores en el sistema de monitoreo.  

En principio, si los materiales y productos utilizados para la instalación son de calidad, no deberían fallar. Sin embargo, en el caso eventual de que algo falle, la mayoría de los equipos utilizados en la actualidad ofrecen largas garantías. Por eso, en el momento de comprar tu instalación, además del factor precios es bueno que prestes atención a la calidad y la garantía de los productos a instalar. 

Hay que tener en cuenta que el mantenimiento correctivo debe ser siempre llevado por personal cualificado para trabajar en instalaciones fotovoltaicas. Cualquier trabajo de mantenimiento debe realizarse sin tensión en las líneas, verificando en cada ocasión que no haya tensión con un comprobador de tensión. Los operarios cualificados cuentan con toda la protección e instrumentos aislantes (aislamiento clase II como mínimo) necesarios para el trabajo con aparatos o herramientas eléctricas. Ante cualquier duda o imprevisto, lo primero es contactar a un profesional. 

Nuestro equipo de especialistas en Experta Solar puede ayudarte a evaluar tus necesidades de mantenimiento y encontrar una solución ideal para ti. Cuenta con nuestros asesores para aclararte cualquier duda, sin compromisos. 

3. Registrar el mantenimiento de las placas solares

Sabemos que recordar cuándo se realizó mantenimiento por última vez puede ser difícil. Por eso, en la próxima página te brindamos una tabla para que apuntes los detalles de tu registro. Lo puedas guardar en tu ordenador o imprimir y guardar en un lugar seguro de tu conveniencia.  

¿QUIERES HABLAR CON UN ASESOR?

Déjanos tus datos y te llamaremos en menos de 24 hs.

Si prefieres, llámanos de lunes a viernes de 8:30 a 21:00 y sábados de 9:00 a 19:00

622 349 759

En la diana

¡Comparte este post!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Posts relacionados